Competencias profesionales.

Topógrafo

Existen diferentes competencias profesionales exclusivas de según qué titulaciones para según qué trabajos.

El planeamiento urbanístico de una ciudad es una atribución dada lógicamente a los arquitectos especializados en urbanismo, el diseño de un puente no se le encarga a un contable, sino que se hace a un ingeniero especializado en estructuras, etc.

En España existe la titulación universitaria de Ingeniero en Geomática y Topografía, además de diversos masters de postgrado especializados en diversas áreas que dan continuidad y especialización a esta carrera universitaria. Posteriormente se pueden realizar estudios de doctorado siguiendo líneas de investigación afines a la titulación o incluso con otras direcciones.

A pesar de todo ello, el colectivo de Ingenieros en Geomática y Topografía y los no tan antiguos Ingenieros Técnicos en Topografía; que se encuentran agrupados en el Ilustre Colegio Oficial de Ingeniería Geomática y Topográfica, carece de atribuciones específicas. Esto quiere decir que no hay una actividad determinada en la que sea requisito indispensable contar con un Ingeniero de esta área.

Los Ingenieros en Geomática y Topografía e Ingenieros Técnicos de Topografía, están incluidos como técnicos competentes en determinadas áreas como la realización de levantamientos topográficos, elaboración de informes catastrales, restituciones fotogramétricas, S.I.G.´s, etc; pero no son atribuciones específicas de ellos solos, sino que forman parte de un grupo de titulaciones que se consideran aptas para la realización de una determinada actuación.

El hecho de que para obtener el título de Ingeniero Técnico en Topografía o Ingeniero en Geomática y Topografía se requiera el haber superado los estudios de ingeniería en la rama de topografía, en un sistema educativo universitario en el que las ingenierías comparten asignaturas comunes de base matemática y científica, siguiendo con las asignaturas propias específicas de cada rama de la ingeniería, daría como resultado lógico que cada una de las titulaciones dotase de los conocimientos específicos de una determinada área atribuibles solo a los titulados de esa carrera, por lo que en lo referente a trabajos relacionados con la precisa determinación de medidas geométricas y su representación, indiferentemente del ámbito de actuación, se supone atribuible directamente a los Ingenieros en Geomática y Topografía e Ingenieros Técnicos en Topografía ya que la parte de especialización de su titulación es esa misma, la determinación precisa de medidas geométricas y su representación.

Desafortunadamente esto no ocurre en la actualidad, a pesar de los esfuerzos de diversos colectivos por valorizar la actividad topográfica como un área de actuación en la que deben existir técnicos competentes, a menudo nos topamos con trabajos mal ejecutados, bien por dejadez o por ignorancia, que suelen ser elaborados por profesionales que carecen de la formación adecuada para poder llevar a cabo un buen trabajo.

A pesar de todo ello, se debe resaltar que la valía y el nivel de un trabajo reside en el propio trabajo, independientemente de la titulación del técnico que lo elabore. Es muy común coincidir con excelentes gerentes de empresa, titulados universitarios superiores, que desarrollan a la perfección su labor gestora pero que serían incapaces de completar un proceso de creación de proyectos técnicos; igualmente abunda el caso opuesto en el que un excelente técnico de campo posee titulaciones por las que cabría esperar encontrárselo en un despacho de dirección de una gran multinacional y sin embargo su naturaleza le hace ser un buen trabajador técnico y le limita en cuanto a dotes de dirección se refiere.

Como conclusión se podría decir que lo que realmente importa es que se desarrolle una correcta labor atendiendo a las normativas y directrices que rijan el trabajo, independientemente de la formación académica que uno haya tenido.

Por otro lado, bien es cierto que la base para un óptimo desarrollo de un proyecto es el conocimiento, y este es generalmente adquirido de quien ya lo tiene y se ofrece a mostrarlo para que perdure en el tiempo; proceso de enseñanza que generalmente se desarrolla en los centros educativos en los que si a lo largo del proceso se superan satisfactoriamente las diferentes partes que conforman la titulación, se obtiene un certificado que asegura el haber adquirido los conocimientos necesarios por parte de la persona que figura en el documento…sin que ello sea necesariamente cierto.

Spread the word. Share this post!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *