SIGs para prevención de catástrofes.

Los SIG (Sistemas de Información Geográfica) son un conjunto de software, harware, y procesos que permiten relacionar información temática con ubicaciones geográficas.

Gracias a ello se pueden realizar mapas de idoneidad, análisis de las variables del mapa, mapas interactivos, etc.

En el caso concreto de las catástrofes, es habitual escuchar hablar de como un SIG puede preveerlas y realmente no es así. Es muy complicado que un SIG prevea una inundación, un corrimiento de tierras, y muchísimo menos un incendio. En el caso de fenómenos naturales como el desbordamiento de un río, existe la posibilidad de realizar cálculos y estimaciones que nos permitirán determinar el momento en el que el desastre está cerca o es inminente. En el caso de los incendios, esto es prácticamente imposible debido a que la mayoría de ellos son intencionados.

A pesar de ello, la importancia que los SIG tienen para la gestión de dichas catástrofes es inmensa, tanto por la capacidad de gestión en el momento en que se producen como para su prevención.

Hace escasos días se quemaban cerca de 2.000 hectáreas de bosque en la comarca de la Tebaida berciana, un enclave natural de altísimo valor ecológico por la biodiversidad que poseía. Noticia del incendio en leonoticias.

En el caso concreto de este incendio se han utilizado los SIG de los que disponen los organismos autonómicos y estatales para gestionar y determinar los frentes de ataque, zonas de peligro, etc; por lo cual podemos decir que gran parte de las razones por las que el incendio ha podido ser controlado y extinguido es la apropiada gestión que los SIG han permitido.

Sin embargo, adquiere muchas más importancia la existencia de un estudio geográfico a través de sistemas de información geográfica en el que se detallaban las zonas forestales del Bierzo en las que la extinción de incendios se catalogaba como favorable o desfavorable. Para dicha catalogación se han tenido en cuenta variables como la existencia de accesos a vehículos a motor, cobetura vegetal, estado de limpieza de maleza del suelo, etc.

Casualmente, la zona más castigada por este incendio aparecía marcada en el estudio como zona de muy dificil extinción en caso de incendio.

Todo ello nos permite plantear la cuestión de si habría forma que solucionase este problema, realizando limpiezas, cortafuegos, clareos y demás opciones que reducirían considerablemente la superficie quemada en caso de incendio.

Desafortunadamente las actuaciones no habían sido ejecutadas y el área que ha sido calcinada es muy extensa y en una zona de un altísimo valor natural que tardará muchos años en volver a regenerarse.

Los SIG nos sirven para analizar y reducir riegos naturales, pero solamente si sus resultados son tenidos en cuenta, mientras no sean más que estudios a los que no se les presta atención y no se tienen en cuenta para solventar problemas, seguirán siendo nada más que eso, Sistemas de Información Geográfica.

Spread the word. Share this post!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *